Restauración de la saya que bordó Benjamín Pérez para Nuestra Señora de la Esperanza Triana.

La saya procesional que realizase en 1989 Benjamín Pérez y que donasen nuestros hermanos Vicente Acosta Domínguez y su esposa Elisa Carriazo Japón con motivo del V aniversario de la coronación canónica pontificia de Nuestra Señora de la Esperanza ha sido recientemente restaurada por José Espinar Rodríguez.

La pieza está bordada en oro y sedas de colores sobre tisú blanco y posee aplicaciones de pedrería, presentando, además, abundantes muestras de hojilla, cartulina y muestra armada, mostrando un diseño simétrico y en el que se unen motivos florales bulbosos, vegetales, ces, guirnaldas y dragones.

Con respecto a la intervención a la que ha sido sometida esta prenda del ajuar de la Santísima Virgen, ésta ha consistido, en primer lugar, en una limpieza mecánica por microaspiración para la eliminación de restos de cera depositados sobre la superficie de la saya. Seguidamente, se han realizado hasta dos limpiezas químicas para eliminar el problema de corrosión que presentaban los bordados tras la realización de pruebas pertinentes. De este modo, y tras desmontar los forros, se han alineado las dobleces, arrugas y deformaciones que presentaban todas las piezas. Igualmente, se han ordenado los hilos metálicos sueltos del tisú, que se encontraban desplazados o deformados en algunas zonas, siendo fijados mediante punto de costura.
Por otra parte, se ha consolidado la zona del tisú situada en el bajo de la saya, pues presentaba algunas roturas y desgastes, por lo que debido a la fragilidad de esa zona, se ha procedido a encapsularla localmente mediante el uso de tul para proteger la zona ante roces y desgastes. Aquellos hilos y elementos decorativos sueltos de los bordados se han fijado mediante sistema de costura, llevándolos a su disposición original.
Se ha considerado oportuno, así mismo, proceder a la reposición de piedras semipreciosas y perlas que se habían perdido, y se han reintegrado las lagunas que presentaban los bordados, reparándose aquellas cartulinas rotas o deformadas.
Finalmente, se han colocado nuevos forros a las mangas, corpiño y cíngulo, manteniendo el original de la saya, al no presentar desperfectos.

Los comentarios están cerrados.