Hermandad del Cerro

Fervorosa Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo del Desamparo y Abandono, Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Nuestra Señora de los Dolores.

Parroquia Nuestra Señora de los Dolores. Cerro del Águila.

(Dos «pasos»)

Túnica y capa blancas Antifaz de terciopelo rojo burdeos

Tallado en madera de cedro del Canadá, el paso es una gran obra artística conjunta en la que, bajo la coordinación del autor del proyecto, el ya citado Francisco José Verdugo Rodrigo, trabajaron cuatro talleres diferentes: el de carpintería religiosa de Enrique Gonzálvez González – autor también del barnizado de la madera-, el de talla del propio autor del proyecto, el imaginero Manuel Mazuecos García – autor de los bocetos de los ángeles y atlantes- y el de orfebrería de los hermanos Delgado López. Presenta una estructura compacta y piramidal que arranca desde las propias esquinas de los respiraderos hasta el punto más alto de la cruz del Señor, consiguiéndose con ello y con la reducción al máximo de la tablazón que el canasto se convierta en una peana que porte a la sagrada imagen.

Música Banda de Cornetas y Tambores “Jesús Nazareno”, de Huelva.Capataz Manuel Millan Renquel 35

El paso del Santísimo Cristo del Desamparo y Abandono es un fiel reflejo del estilo barroco de un solo volumen, realizado al llamado estilo de repujado, aunque suavizado por detalles y formas renacentistas. Su ejecución, en caoba del Brasil, fue aprobada por el Cabildo General en sesión extraordinaria de fecha 26 de junio de 1995, según diseño realizado por el taller de orfebrería de los hermanos Delgado López. Aunque sin llegar a realizarse aún todas las piezas argénteas previstas en el proyecto original, su estreno tuvo lugar el Martes Santo, 10 de abril de 2001. Las labores de carpintería del mismo fueron realizadas por Manuel Caballero Farfán, la talla de la madera por Manuel Durán González y las distintas piezas argénteas que lo completan por el taller de los citados orfebres.

Música Banda de Cornetas y Tambores “Nuestra Señora del Sol”.Capataz Francisco Reguera Costalero 44

rfebrería del paso, también en el taller de Villarreal, estrenándose los varales en 1981 –con unas características águilas a modo de perillas-, la candelería en 1983 – restaurada y plateada en 1992 por los Hermanos Delgado López-, las jarras en 1985 y los ángeles ceriferarios de entrevarales en 1986. En 1987 se restauraron y reformaron los varales y se estrenó, en plata de ley y marfil, la imagen de la Virgen de la Cinta, patrona de Huelva, que figura desde entonces en la delantera del paso, obra del taller de Hermanos Delgado López. Posteriormente, ya en la etapa penitencial de la Hermandad, el paso siguió completándose con el estreno en 1990 de unos originales candelabros de cola realizados en plata de ley por este último taller; en 1994 con la peana realizada también en plata de ley –con hechura de bombo y perfiles-, reformándose también nuevamente los varales, esta vez por los citados orfebres; en 1995, con el llamador, estrenado en la procesión extraordinaria conmemorativa del cincuentenario fundacional y realizado en plata, y compuesto de roleos de acantos, un templete y ostensorio que lleva un querubín tenante con un corazón con los siete puñales, así como, en 2002, con algunas jarras pequeñas delanteras y una nueva tanda de la candelería, siendo todas estas obras del citado taller de Hermanos Delgado López.las bambalinas y el techo de palio, de estilo neorromántico, fueron realizados sobre terciopelo rojo burdeos por Francisco Carreras Iglesias entre 1990 y 1995. La gloria representa a la Virgen de la Antigua, pintada al óleo por Juan Antonio Rodríguez, sobre tabla dorada realizada por Francisco Maya y enmarcada en orla de plata de ley de Hermanos Delgado López. En el año 2002 se enriquecieron las bambalinas delantera y trasera añadiéndoseles una cartela con el Corazón traspasado por los Siete Puñales timbrada por la corona real. El mismo año se estrenó el actual manto de salida, bordado en oro sobre terciopelo de Lyon negro, compuesto de medallones enmarcados por una orla de corte decimonónico y un galón basado en un dibujo de las Hermanas Antúnez; y los faldones, de terciopelo burdeos y damasco, obras ambas del mismo autor.

Música Asociación Filarmónica Cultural “Santa María de las Nieves”, de Olivares Capataz Juan Antonio Guillen Costaleros 35

En palabras de Juan Manuel Miñarro, su idea de tallar una imagen de Jesús Nazareno para nuestra corporación “surge hace unos doce o trece años; concretamente el busto del boceto primitivo en madera está fechado en 1991. Pero la idea venía de tiempo atrás. Yo contacto con la Hermandad en 1981 […] para la restauración del Santísimo Cristo del Desamparo y Abandono, a raíz de lo cual me vinculo a la Hermandad y sus proyectos; entre estos, la Junta de Gobierno me comenta distintos avatares desde sus orígenes y cómo en su día tuvieron la idea de hacer un Nazareno, incluso habían visitado a Ortega Bru.” 1 Sin embargo, las distintas vicisitudes históricas por la que atravesó la Hermandad en las últimas décadas del siglo XX “[…] primeras obras del templo, después otra restauración y al final la iglesia derribada; la Hermandad trasladada a la capilla varios años…” 2 llevaron a que la imagen de Jesús Nazareno, donada por el escultor a la corporación, no llegara a la parroquia hasta marzo de 2004.

El 7 de febrero de 1981 se suscribió en la sede de la Diputación de Sevilla el contrato de cesión por el que la Corporación provincial cedía “la imagen de un Cristo Crucificado depositado […] en la Iglesia de S. Gil Abad de esta capital, propiedad de esta Diputación, a la Hermandad Sacramental de Nuestra Señora de los Dolores de esta localidad, a los solos efectos de recibir culto y veneración en la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores…” 1. En dicho documento, que firmaban “de una parte el Ilmo. Sr. Presidente D. Manuel del Valle Arévalo, en nombre y representación de la misma y de otra D. Alberto Tena López, Presidente de la Junta Gestora y D. Francisco García Giráldez, Primer Teniente Hermano Mayor de la Hermandad…” 2 se establecía que el traslado de la imagen habría de realizarse “el próximo 7 de marzo a las 18 horas” 3 hecho que se produciría posteriormente según lo previsto.

Ya desde sus orígenes, en los años veinte del pasado siglo, la religiosidad popular de los vecinos del barrio se aglutinó en torno a la devoción a Nuestra Señora de los Dolores. Así, desde su bendición en 1926, la capilla pública erigida en la actual avenida de Hytasa estuvo presidida por una pequeña imagen de la Virgen que, bajo esta advocación, recibía la veneración de los fieles que, cada vez en mayor número, iban poblando El Cerro del Águila. Al parecer esta talla desapareció en 1936, en los sucesos previos a la Guerra Civil, siendo sustituida por una nueva imagen mariana al reabrirse de nuevo al culto la capilla. Por tradición oral, pues no hay testimonio gráfico, parece que esta segunda talla de la Virgen era una dolorosa de tamaño académico.

Marchas Destacadas

  • Desamparo y Abandono (Manuel Hernández. 1988)
  • Cristo del Cerro (Miguel Ángel Flores. 1993)
  • Reina y Madre (David López Ramos y David Montesinos Fabre. 2003)
  • Al Santísimo Cristo del Desamparo y Abandono (José Suero Romero. 1984)
  • Virgen de los Dolores (José Suero Romero. 1984)
  • Dolores del Cerro (Juan Velázquez Sánchez. 1985)
  • Marcha a Nuestra Señora de los Dolores (Patricio Gómez Vallés. 1992)

Historia


Por decreto de la Vicaría General del Arzobispado de Sevilla de fecha 2 de febrero de 1943 se erigió en El Cerro del Águila “una nueva Parroquia, libre e independiente de las demás existentes en Sevilla y en la Diócesis, con el título de Nuestra Señora de los Dolores”. 1 Hasta entonces el territorio de su demarcación había formado parte de la de San Bernardo; pero “el constante crecimiento de la ciudad de Sevilla por la parte de la población denominada El Cerro del Águila” 2, que paulatinamente venía poblándose desde la década de los veinte del pasado siglo, y la distancia que la separaba de dicha parroquia (unos tres kilómetros) imposibilitaba, a juicio de la Autoridad Eclesiástica, “la conveniente asistencia espiritual” 3 de los más de once mil fieles del nuevo barrio formado más allá del Tamarguillo.

La sede de la nueva parroquia fue establecida “de manera provisional” 4 y hasta tanto se construyese “el templo parroquial que se proyecta” 5, en “la Capilla pública con el mismo título” 6 (de Nuestra Señora de los Dolores) existente entonces en la hoy llamada avenida de Hytasa, quedando asignada hasta 1948 a la Congregación de los Misioneros del Inmaculado Corazón de María. Figuraron en este periodo como párrocos los sacerdotes Estanislao Sanmartín y Álvaro Santiago y como coadjutores Fernando Carrillo de Albornoz y Vicente Gómez Solera. Este último habría de ser el principal impulsor del grupo de feligreses que se encargó de organizar tanto los cultos eucarísticos como los de la Titular de la nueva Parroquia.

Fue el 9 de noviembre de 1943 cuando el ya citado párroco Estanislao Sanmartín presentó ante el vicario general los Estatutos de la Hermandad Sacramental siendo aprobados por la Autoridad Eclesiástica por decreto de fecha 12 de marzo de 1945. Quedaba así erigida canónicamente la primera Hermandad de El Cerro del Águila, siendo su primer Hermano Mayor Félix Bernáldez Sierra.

Los comentarios están cerrados.