Hermandad Ezperanza Triana

Pontificia, Real e Ilustre Hermandad y Archicofradía de Nazarenos del Santísimo Sacramento, de la Pura y Limpia Concepción de la Santísima Virgen María, Santísimo Cristo de las Tres Caídas, Nuestra Señora de la Esperanza y San Juan Evangelista.

Capilla de los Marineros. (Dos «pasos»).

TÚNICAS Y ANTIFAZ: De terciopelo morado, con capa blanca de lana de merino, en el Paso del Stmo. Cristo, y verde con capa blanca en la Stma. Virgen.

La Hermandad se encuentra entroncada desde sus orígenes en el barrio de Triana, por medio de corporaciones de marcado carácter popular como los ceramistas, gremio que fundara en 1418 en la Real Parroquia de Señora Santa Ana la Hermandad de Nuestra Señora de la Esperanza, fusionándose en 1542 con la Hermandad de San Juan Evangelista, del gremio de pescadores. El 24 de noviembre de 1595 se aprueba la fusión de ambas corporaciones.

En 1608, Francisco de Lara, clérigo del Evangelio, fundó en el convento de las Mínimas de Triana, la Hermandad de las Tres Caídas de Cristo y Nuestra Señora de la Salud, recibiendo esta última imagen culto en la actualidad en un Altar lateral de la iglesia conventual de la que es titular.

Años más tarde, en 1616, será cuando se fusionen la Hermandad de Nuestra Señora de la Esperanza y San Juan Evangelista con la Hermandad de las Tres Caídas, formada esta última por gentes de la mar.

Y finalmente, la Hermandad resultante se fusionó en 1971 con la Hermandad Sacramental de la parroquia de Santa Ana, siendo aprobada esta fusión el 7 de febrero de 1972 por el Cardenal D. José María Bueno Monreal.

En el siglo XVII se inicia una época de gran esplendor, aunque con un constante cambio de residencia por diversas vicisitudes. De esta forma, la Hermandad va a residir en el convento del Espíritu Santo, en donde poseía Capilla propia, llamada de San Cayetano, desde donde realizaba sus estación penitencial a la Real Parroquia de Santa Ana (los pasos aun no cruzaban el río para hacer estación en la Santa Iglesia Catedral), en la propia Parroquia de Santa Ana, en la Iglesia de Ntra. Sra. de los Remedios y en la Iglesia Hospital de Ntra. Sra. de la Encarnación hasta que, en 1815, se traslada a una Capilla que construyó por mediación de sus cofrades marineros, con cuotas populares, en la calle Larga (actual Pureza) efectuando desde aquí, el año siguiente, su primera salida procesional.

En 1868 la Junta Revolucionaria enajena y cierra la Capilla, sacándola a pública subasta, adjudicándosela dos súbditos ingleses que la dedicaron al culto de la religión anglicana y posteriormente a otros menesteres (almacén de corcho, de carbones) hasta que la finca pasa a poder de D. Carlos Jorge WeIton Niño, que la cede a la Hermandad en 1939, gracias a la mediación del que fuera su director espiritual don José Sebastián y Bandarán, en escritura notarial y por la cantidad simbólica de 19.300 pesetas.

Los comentarios están cerrados.