El Santísimo Cristo de la Exaltación y Ntra Sra de las Lagrimas presiden la iglesia de Santa Catalina desde el altar levantado de manera extraordinaria para esta atípica Semana Santa de 2021.

Nuestra Señora de las Lágrimas, en compañía del discípulo amado, presencia la dolorosa escena junto a la Cruz. Como describe la leyenda medieval, cinco claveles brotan a los pies de María allí donde caen cada una de sus Lágrimas. La Santísima Virgen viste manto y saya bordados en oro en el taller de Jesús Rosado, sobre terciopelo burdeos y terciopelo de lyon color crema respectivamente. La saya es la réplica de la pieza del taller de Olmo de 1919 estrenada el pasado mes de octubre. A modo de toca de sobremanto, porta Nuestra Señora mantilla del siglo XIX, realizada en tul de algodón con bordados en hilo de oro y perlas.En el monte aparecen diversos elementos: la túnica que echaron a suerte los soldados tras crucificarlo y las herramientas que usaron para hacerlo; una serpiente y una calavera, símbolo de la victoria de Cristo a la muerte y al pecado desde su Cruz redentora. El montaje se completa con los respiraderos, jarras y candelabros del paso de misterio, y el faldón del paso de palio de la Santísima Virgen. El exorno floral presenta fresias, rosas, orquídeas cymbidum, proteas, alstroemerias y calas, todas en tonos rojizos; así como pittosporum, esparraguera meyeri, lentisco, kalanchoe, cardos y espinos. De nuevo, un precioso trabajo de Floristería Arrabal.

Fotos José Carlos B.

Los comentarios están cerrados.